Megas Alexandros (Alejandro Magno): el inicio del conflicto Oriente-Occidente (parte 1)

Entretenimientos 17/04/2024 Dr. Mario Valotta


FOTO 1 AMagno


Retrato de Alejandro de Macedonia a los 18 años cuando ya era  comandante de caballería, reconstruido por inteligencia artificial basado en sus numerosos bustos, estatuas, mosaicos, monedas y descripciones de los historiadores de su época y posteriores como Plutarco. Nótese la heterocromía de sus ojos.

El historiador antiguo Eliano (175 – 235 d.C.) en su Varia Historia describe el color del cabello de Alejandro como rubio 'ξανθὴν', que también  podría significar amarillento. Teniendo en cuenta todas las demás  características, Royal Now Studios intenta no sólo una nueva reconstrucción facial animada de Alejandro Magno, sino también una interpretación moderna de cómo podría haber lucido con la ropa y la estética contemporáneas. Y aunque no se ve en esta reconstrucción, Alejandro solía inclinar su cabeza hacia la izquierda, lo cual se atribuía a un hábito, especialmente cuando razonaba o debía tomar una decisión, aunque actualmente algunos lo atribuyen a una tortícolis congénita o a una lesión en el cuello producto de una herida de sus numerosas batallas o su severo e implacable entrenamiento militar. “Tenía los ojos profundamente hundidos bajo una frente fuertemente pronunciada”, como describe Krzysztof Nawotka (2010) en su estudio Alejandro Magno, de Cambridge Scholars Publishing. 


FOTO 2 AMagno


Tradicionalmente, los bustos de Alejandro Magno reflejan todos los rasgos físicos que caracterizaban a este personaje: la cabeza torcida y  los ojos "líquidos" (hygrotes) con una mirada oblicua. En 1797, Alessandro Azara descubrió en Tívoli un busto de Alejandro. Una herma con una inscripción griega: "Alejandro, hijo de Filipo, macedonio", que se conserva actualmente en el Louvre. A propósito de este busto, el médico Amédée Dechambre publicó algunas reflexiones muy  interesantes sobre las implicaciones patológicas del gran conquistador de Asia (1851)."Yo había aprendido, desde el 5º curso, que según Plutarco, Alejandro inclinaba la cabeza hacia el hombro izquierdo. Pero en la herma, la cabeza está girada hacia la derecha; por otra parte, otras características de la cara me hacen pensar que esta inclinación no dependía solamente de una simple actitud, sino de una verdadera y clara deformidad" 


En efecto, los historiadores de Arte señalan casi todos una inclinación a la izquierda, situando esta inclinación en el cuello o en la cabeza.  Dechambre constató que en el busto del Louvre, que el cuello está inclinado un poco hacia adelante y en su base hacia el lado izquierdo.  De esta curvatura resulta que la parte inferior del cuello se acerca al hombro izquierdo, mientras que en la parte superior se aleja de él. La cabeza se inclina en dirección opuesta en un intento de conservar la vertical. Por otra parte el lado derecho de la cara se reduce, el ojo derecho se sitúa más bajo que el izquierdo y el músculo esternocleidomastoideo derecho es algo más corto. 


EL HIJO DEL SUEÑO 

Imaginate por un instante que el presidente de una pequeña nación de Centroamérica, como podría ser Panamá, un líder de tan solo 22 años, decide  emprender una campaña militar para independizarse de los EEUU para lo cual moviliza un ejército de 40.000 hombres y en poco más de dos años, no solo derrota al ejército de la nación más poderosa del planeta y sus aliados, como Canadá, sino que se adueña de toda la Reserva Federal de los EEUU y su territorio, poniendo en fuga al presidente con sus legisladores y negocia la paz con sus gobernadores y empresarios respetando los derechos, cultura y costumbres de la población, excepto algunos estados que se mantienen rebeldes, con los que termina logrando un pacto de mutuo respeto y cese de hostilidades.  

Esto, por poco, no es más ni menos, que lo que logró Alejandro al conquistar al Imperio persa, el más grande  y poderoso del mundo antiguo antes de Roma.  Macedonia, el reino natal de Alejandro Magno, era mucho más pequeño en comparación.  

El territorio de Macedonia abarcaba alrededor de 67.000 kilómetros cuadrados, una fracción mínima en comparación con el vasto Imperio persa. 

La superficie del Imperio persa bajo el reinado del rey Darío III, abarcaba aproximadamente 5.5 millones de kilómetros cuadrados, lo que lo convertía en uno de los imperios más grandes de la historia. Este vasto territorio se extendía desde el valle del Indo en el este hasta Egipto y Grecia en el oeste. Alejandro se hizo de un territorio que hoy incluiría en el mundo moderno a Grecia, Turquía, El Líbano, Siria, Jordania, Israel, Palestina, Egipto, Irak, Irán, Turkmenistán, Afganistán,  Azerbaiyán, Uzbekistán, Pakistán, el Hindu Kush y el Valle del Indo en la India. 


FOTO 3


Sin embargo, a pesar de su tamaño relativamente pequeño, Macedonia poseía una ubicación geográfica estratégica que dominaba el cruce del helesponto, el puente entre el mar Mediterráneo y el mar Negro que permitía el acceso por tierra desde Europa a toda el Asia Menor y Central, y contaba con un ejército desarrollado por su padre, el rey Filipo II, muy bien entrenado, moderno y bien equipado en el que  destacaba su caballería, llamados “Hetaroi” o “compañeros a caballo”.  

El resto de Grecia, excepto Tesalia o Epiro, tenía una geografía repleta de colinas y accidentes geográficos que impedía el desarrollo de esta fuerza.  

Macedonia contaba con una extensa llanura que le  permitió el desarrollo de la caballería, un arma de la que carecían el resto de sus rivales griegos. Los macedonios eran grandes domadores de caballos, incluyendo a Alejandro. 


FOTO 4


Macedonia estaba ubicada al norte de la península griega considerada por los griegos de más “rancia” estirpe como “primos semi bárbaros” comparados, por ejemplo, con los atenienses o espartanos. Sin embargo, Macedonia compartía la lengua (con características propias del dialecto macedón), cultura, religión, mitología y costumbres de los antiguos griegos.  

El sueño de su padre Filipo era la unificación de Grecia, que hasta entonces en el siglo 4 antes de Cristo, jamás llegó a unificarse en una sola nación, sino constituyendo ligas de ciudades-Estado o polis que vivían en guerra, como las terribles guerras del Peloponeso que lo  antecedieron.


FOTO 5


El Peloponeso es una península situada en el sur de  Grecia. Es una de las regiones más importantes de Grecia en términos históricos y culturales. 

Fue el escenario de la guerra del Peloponeso, un conflicto entre las ciudades-Estado de Atenas y Esparta, junto con sus respectivos aliados.  

El Peloponeso albergaba sitios de gran importancia cultural, como la antigua ciudad de Micenas y el teatro de Epidauro. También es conocido por sus hermosas playas y paisajes montañosos. 

Esta serie de conflictos militares tuvieron lugar durante el siglo V a.C. (1 siglo antes del surgimiento de Macedonia como potencia militar), caracterizadas por su larga duración y su intensidad que marcaron un punto  de inflexión en la historia de la antigua Grecia. Este conflicto de casi 50 años (se desarrolló en dos  etapas: desde el 460 al 446 a.C. y desde el 431 hasta el 404 a.C.) con batallas en el interior y en el exterior que involucraron a todo el mediterráneo, incluyendo pueblos hispanos fue perjudicial para ambos bandos con numerosas batallas y asedios, generando grandes  pérdidas humanas y devastación en las ciudades involucradas.  

En resumen, fue un periodo de enfrentamientos brutales e intensos entre las ciudades-Estado griegas, que dejaron una profunda huella en la historia de la antigua Grecia lo cual fue hábilmente aprovechado por el padre de Alejandro, que entró en guerra con todas ellas con éxito, estableciendo su hegemonía con un solo objetivo: lanzarse a la venganza y conquista del Imperio persa. 

LA ETERNA ENEMISTAD GRIEGA CON PERSIA Y ORIENTE MEDIO: “300 - LA GUERRA GRECO-PERSA”

Se destaca a Grecia por ser la cuna de la democracia, grandes filósofos y sabios de la antigüedad, pero la democracia duró, como mucho, un siglo y los griegos se  empeñaron más en matarse entre ellos que difundir el  “helenismo”, su cultura y su forma de vida, que luego sería el leitmotif de Alejandro. 

Las guerras greco-persas llamadas guerras médicas fueron una serie de conflictos generados por los intentos de expansión de Persia, su Imperio “Aqueménida” (ya veremos porque se denominó así) contra las ciudades-Estado del mundo helénico que comenzaron unas décadas antes del conflicto del Peloponeso, en 490 a. C., y se extendieron hasta el año 450 a. C.  

La colisión entre el fragmentado mundo político de la antigua Grecia y el enorme Imperio persa comenzó cuando el rey Ciro II conquistó las colonias griegas Jónicas basadas en el actual Oriente Medio y tuvo dos momentos críticos con dos expediciones fallidas de los persas contra Grecia, en el 490 a. C. y desde el 481 a. C. hasta el 479 a. C., conocidas respectivamente como primera y segunda guerra médica. Y comenzaron en el  siglo 7 a.C. con la sublevación de las colonias Jónicas (griegas) de Oriente Medio en contra  de la dominación persa.


FOTO 6

UN HOPLITA GRIEGO ABATE A UN GUERRERO PERSA


FOTO 7


Estas luchas fueron magníficamente idealizadas por la saga de Miller “300” que relata la batalla de las Termópilas, Maratón y las guerras navales de Atenas.  

En la segunda invasión del rey persa Jerjes, Atenas fue destruida en dos ocasiones, la primera dirigida por Jerjes en el 480 a. C.; la segunda dirigida por  Mardonio en el 479 a. C. Luego de la batalla de Platea los atenienses reconstruyeron primero los muros y  después a Acrópolis, lo cual sería un siglo más tarde vengado por Alejandro con la destrucción de Persépolis y la aniquilación definitiva de los reyes aqueménidas. 

El enfrentamiento entre griegos y persas, del que las  guerras médicas fueron solo una fase, duró en total más  de dos siglos y culminó con la conquista y disolución del Imperio aqueménida por Alejandro en el siguiente siglo. 

Los propios griegos se refirieron a estas guerras como el «asunto medo», pues aunque eran perfectamente conscientes de que el Imperio aqueménida, su  enemigo, estaba gobernado por una dinastía persa, conservaron para este el nombre con que fue conocido antes: Media, una región contigua a Persia sometida a su imperio. 


FOTO 8

PARTE DE LOS RESTOS ARQUEOLÓGICOS LLAMADOS “PERSERCHUTT” O  ESCOMBROS PERSAS

RESTOS DE LA DESTRUCCIÓN DE ATENAS POR LOS EJÉRCITOS PERSAS DE  JERJES

NACE EL “DEFENSOR DE LOS HOMBRES” 

Alejandro nació en julio del 365 a.C. en la corte de Pela, la capital de Macedonia, hijo de Olimpia de Epiro, que influyó fuertemente sobre él durante toda su vida, y el rey Filipo II del que era su segunda esposa. El nombre Alejandro es de origen griego y significa "defensor de los hombres" o "protector de la humanidad". Proviene de las palabras griegas alexein, que significa defender o proteger, y andrós, que significa hombre o humanidad. Es un nombre bastante común en varios países y culturas. 

El entrenamiento militar de Alejandro Magno fue riguroso y exigente. Desde los 11 años recibió entrenamiento militar y educación física bajo la supervisión de su padre, que fue brutal y rigurosa. Fue instruido en el uso de armas, estrategia militar, doma y equitación, y combate cuerpo a cuerpo. 

A medida que crecía, Alejandro era sometido a entrenamientos intensivos en el campo de batalla y participaba en interminables ejercicios de formación y  maniobras tácticas. También se le enseñaba a liderar y a tomar decisiones rápidas en situaciones de combate y de gran riesgo. 

Además del agotador entrenamiento físico y táctico,  Alejandro también recibió una educación intelectual y cultural profunda. El filósofo y sabio Aristoteles fue contratado por su padre como mentor y tutor forjando una amistad que duró toda su vida, expresada en las numerosas cartas que le escribió a él y a su madre. 

Estudió filosofía, literatura como los grandes clásicos de Homero: La Iliada y la Odisea, y su mitología como las hazañas de Hercules, que fueron forjando sus héroes ideales como Aquiles, Patroclo, Hector, Ajax y Odiseo (Ulises). También estudió medicina, principios de biología y astronomía, lo que le proporcionó una visión amplia y lo ayudó a ser un líder completo. Pero especialmente fue instruido en la invasión de esos “pueblos bárbaros”, según la visión de Aristoteles, que iba a confrontar, dado que los griegos se sentían seres  superiores a ellos.  

Aristóteles tuvo una influencia significativa en la educación y formación de Alejandro. Le inculcó un amor por el conocimiento y lo alentó a explorar diferentes  disciplinas. Aristóteles también influyó en la visión de Alejandro sobre la monarquía y el gobierno, transmitiendo ideas sobre cómo gobernar de manera justa y eficiente basada en la experiencia de Atenas.


FOTO 9

ARISTOTELES 


En Atenas, Aristóteles había fundado El Liceo una “proto-universidad” de la antigüedad, escuela filosófica y científica. El Liceo se enfocó en una amplia gama de  temas, incluyendo la lógica, la ética, la biología y la  política. Fue conocido por su enfoque en la observación y la investigación empírica. Ya existían las “Bibliotecas”,  centros de información y saber guardados celosamente como la de Ninive, fundada en Asiria por el rey Asurbanipal I varios siglos antes, donde se cree que el  pueblo judío, cautivo de los asirios, comenzó a escribir el  Antiguo Testamento; o la de Ebla en Siria, que coleccionaba miles de tabletas de arcilla en escritura cuneiforme del tercer milenio antes de Cristo. Esto inspiró al joven Alejandro y a su amigo Ptolomeo para imaginar la futura Academia y Biblioteca de Alejandría.


FOTO 10

FILIPO II AL FRENTE DE SUS COMPAÑEROS A CABALLO O HETAROI

FOTO 11FOTO 12

FILIPO SEGUNDO CON SU UNIFORME DE BATALLA MACEDONIO  (dibujo del Ilustrador Joan Francoesc Oliveros Pellerols) 


FOTO 13

BUSTO DE FILIPO 


A pesar de que Filipo fue caracterizado como un hombre brutal y borracho, tuerto por una herida de guerra que le deformó el cráneo y cojo (en su tumba se halló su armadura y las grebas que protegían sus piernas eran de diferentes tamaños) por sus heridas en batalla, fue Filipo quien imaginó un nuevo ejército, incitó a la formación de una liga Panhelénica con todas las polis griegas para invadir Persia y proveyó al niño Alejandro de su futuro “Estado Mayor” militar con otros niños hijos de nobles macedonios, íntimos amigos de la infancia de Alejandro, que recibieron la misma instrucción que el príncipe heredero junto con Aristóteles como iguales y ya en el ejército de Alejandro se convertirían en sus generales, su círculo rojo más íntimo.  

Cuando ascendió al trono luego del asesinato de su padre, continuó con su entrenamiento militar y se destacó por su valentía en el campo de batalla y su capacidad para inspirar a sus hombres. Su habilidad estratégica y su liderazgo carismático fueron fundamentales en su éxito como conquistador. 

MARK ZUCKERBERG Y ALEJANDRO: ¿VIDAS PARALELAS? 

Mark Zuckerberg tenía solo 19 años cuando publicó el 4 de febrero de 2004 TheFacebook, la plataforma antecesora de la red que conocemos en la  actualidad. Aquella primera versión estaba destinada a  poner en contacto a estudiantes de la Universidad de  Harvard y cumplía la función de ser una especie de  “directorio digital” para los miembros de la institución. Sin embargo, The Facebook no fue sólo producto del  trabajo del hoy multimillonario empresario, que por aquel entonces era alumno de la carrera Ciencias de la  Computación de la prestigiosa universidad, sino  también de sus compañeros de curso, Eduardo Saverin, Andrew McCollum, Dustin Moskovitz y Chris Hughes. La plataforma pronto alcanzó más de 400 usuarios y se convirtió en un boom en Harvard: todos hablaban sobre ella. Esto los motivó a abrirla a otras instituciones educativas de Boston, a las escuelas de la Ivy League y a las Universidades de Stanford, Columbia y Yale. Como Alejandro, en tan solo 10 años, formó un imperio. ¿Cuáles son las características de Alejandro que en nuestro mundo  moderno podrían convertirlo en Zuckerberg y un gran CEO? ¿Y cuáles las diferencias? 

La influencia de Alejandro Magno en Asia fue compleja y tuvo tanto beneficios como consecuencias negativas. Por un lado, sus conquistas militares y la creación del Imperio macedonio permitieron la difusión de la cultura helénica en gran parte de Asia, lo que llevó al  surgimiento de ciudades y estados helenísticos. Esto significó un intercambio cultural y un avance en el desarrollo de la arquitectura, el arte y la filosofía en la región. 

Además, Alejandro impulsó la unificación de diferentes pueblos y culturas bajo un solo imperio, lo que permitió una mayor estabilidad política y económica en algunos territorios. También promovió la difusión de la lengua  griega y la adopción de instituciones y leyes griegas en muchas áreas conquistadas. Sin embargo, también hubo consecuencias negativas. Las campañas militares de Alejandro causaron una enorme cantidad de muertes y destrucción en las regiones que conquistó. Además, su gobierno y el de sus sucesores se caracterizó por la explotación de los recursos y la imposición de altos impuestos, lo que generó resentimiento y malestar entre la población local. 

En resumen, si bien hubo beneficios culturales y políticos derivados de la influencia de Alejandro en Asia, también hubo consecuencias negativas en términos de violencia, opresión y conflictos. 

Sí, Alejandro Magno tuvo un impacto significativo en el mundo antiguo y su legado perduró durante siglos después de su muerte. Su conquista del vasto Imperio persa y la creación del imperio macedonio transformaron el panorama político y cultural de la  época. 

En primer lugar, Alejandro extendió los límites de su imperio desde Grecia hasta Egipto y el noroeste de la India, estableciendo así una de las mayores expansiones territoriales de la antigüedad. Esto llevó a la difusión de la cultura helénica y la creación de ciudades helenísticas en todo el imperio, que se  convirtieron en centros de comercio, aprendizaje y cultura. 

Además, Alejandro promovió la fusión de las culturas griega y oriental, adoptando costumbres y prácticas persas en su gobierno y fomentando el matrimonio y la mezcla de las élites macedonias y persas. Esto sentó  las bases para el período helenístico posterior, donde la cultura griega se fusionó con las tradiciones locales en las regiones conquistadas. 

En términos políticos, la influencia de Alejandro sentó un precedente para la expansión y la creación de imperios en la antigüedad. Su enfoque estratégico en la conquista y la administración de territorios influyó en líderes posteriores, como los romanos, que también buscaron expandir su imperio, se transformó en fuente  de inspiración para Julio César y Napoleón, quien llevaba consigo siempre varias biografías del macedonio. 

En resumen, Alejandro Magno cambió el mundo antiguo a través de sus conquistas militares, la difusión  de la cultura helénica y la creación de un vasto imperio.  Su legado perduró durante siglos y sentó las bases para el posterior período helenístico y la influencia de la  cultura griega en el mundo mediterráneo y más allá. 

Sin embargo, más allá de todo lo que hoy se sabe de Alejandro, el mismo sigue siendo un gran misterio generado, tal vez, por su corta (aunque intensa) vida, que en los próximos capítulos iré desentrañando con ustedes, como así también las características de esos extraños y misteriosos reyes aqueménidas de Persia, con ritos, religión y costumbres exóticas muy diferentes de los pueblos que gobernaban. ¡En la próxima el ascenso de Alejandro!

Te puede interesar

Selección de noticias destacadas