El cirujano japonés que realizó una anestesia general décadas antes que Morton

Prof. Peter Biro (MD DESAIC) – Facultad de Medicina, Universidad de Zurich, Suiza. Artículo publicado en el Boletín de la Sociedad Europea de Anestesiología y cuidados intensivos el 25 de enero de 2024.

Notas 04/03/2024 Prof. Peter Biro

La opinión predominante sobre el descubrimiento de la anestesia moderna se centra principalmente en la innovadora anestesia con éter realizada por William TG Morton (1819-1868) el 16 de octubre de 1846 en Boston. En honor a este evento, la sala de conferencias del Hospital General de Massachusetts también se llama “Ether Dome”, donde tuvo lugar la memorable demostración de Morton, convirtiéndola en una especie de lugar de peregrinación para aquellos interesados en la historia de la medicina. Sin embargo, el reconocimiento por la primera anestesia realizada con éxito no está exento de controversia. Otros dos pioneros se adjudicaron los laureles por la primera anestesia moderna exitosa: el dentista Horace G. Wells (1815-1848), que ya había realizado analgesia con óxido nitroso y sedantes para extracciones dentales dos años antes que Morton, y Charles Th. Jackson (1805-1880) afirmó el mismo éxito porque había recomendado el uso de éter sulfúrico a Morton como su mentor antes del logro de este último.

Jackson afirmó haber anestesiado con éxito a animales y humanos años antes, pero no pudo proporcionar pruebas convincentes. La afirmación de Morton se fundamentaba en dos puntos esenciales: la demostración exitosa en la Cúpula de Éter con el reconocimiento entusiasta del cirujano Bigelow (“¡Caballeros, esto no es una patraña!”), y el uso de un aparato creado por él mismo que permitía una dosificación razonablemente controlada de la mezcla éter-aire. Los tres protagonistas, Morton, Wells y Jackson, se involucraron en amargas disputas legales entre sí y cada uno afirmó haber inventado la anestesia inducida farmacológicamente. Aunque Morton finalmente prevaleció, el proceso legal lo arruinó por completo.

Los otros dos adversarios también sufrieron destinos amargos. Wells, que se había vuelto adicto a las drogas, fue encarcelado y se suicidó allí, irónicamente autoadministrado un derramamiento de sangre mientras intentaba adormecerse. Jackson también terminó trágicamente en una sala psiquiátrica cerrada, donde, con la aprobación de la clínica, ocasionalmente realizaba experimentos de anestesia con sus compañeros pacientes.

Ninguno de estos tres contendientes sabía que un cirujano japonés había precedido su prioridad en unos 40 años. Estamos hablando de Hanaoka Seishū (1760-1835), quien, a partir del 13 de octubre de 1804, realizó diversos procedimientos quirúrgicos, principalmente mastectomías por cáncer de mama, bajo sedación profunda administrada por vía oral o coma inducido farmacológicamente. La razón por la que este hecho ha sido y sigue siendo en gran medida ignorado radica en el autoaislamiento de Japón en ese momento. La medicina japonesa de esa época estaba en gran medida orientada hacia las tradiciones chinas, pero los médicos buscaron y encontraron acceso a la literatura occidental.

La combinación de estas dos fuentes de conocimiento con sus propias experiencias, a veces adquiridas experimentalmente, dio como resultado una ciencia médica local muy pragmática y racionalmente orientada que en gran medida pasó desapercibida fuera de Japón. Este autoaislamiento, conocido como “Sakoku” y decretado por el shogunato Tokugawa, duró desde 1630 hasta 1853, sirviendo como forma de autoprotección contra las agresivas aspiraciones coloniales del mundo occidental. Sólo con la apertura forzosa del país por parte del comodoro estadounidense Matthew C. Perry en 1853 y el Tratado de Kanagawa en marzo de 1854, que hizo cumplir, se inició el intercambio de bienes e ideas con el mundo exterior, casi una década después. 

El esquivo pionero japonés de la anestesia fue Hanaoka Seishū, nacido a mediados del siglo XVIII en la pequeña ciudad provincial de Kii (prefectura de Wakayama). Era hijo de un médico que, según se informa, adquirió sus conocimientos médicos de fuentes españolas y portuguesas. Al crecer bajo la influencia de su padre cosmopolita, Hanaoka obtuvo sus conocimientos médicos iniciales en Kioto en una escuela de medicina que, a diferencia de la medicina china predominantemente esotérica de la época, se inclinaba hacia la observación y las experiencias derivadas. Esta apertura atípica al pensamiento racional de la época le proporcionó acceso a la literatura de fuentes occidentales recibida de su maestro, Yamato Kenryū. Los tratados quirúrgicos del médico de la corte de Leipzig, Caspar Schamberger (1623-1706), tuvieron un impacto significativo, en particular las demostraciones de sus técnicas durante una visita de una delegación holandesa a Nagasaki y Edo (actual Tokio) en 1649, antes del período de aislamiento japonés. Desde entonces, los japoneses se refirieron a este tipo de cirugía como “Caspar-Surgery”.

Hanaoka incorporó gran parte de este conocimiento, pero se centró cada vez más en el tratamiento del cáncer de mama, que más tarde se convirtió en su especialidad explícita. Al regresar de Kioto a su ciudad natal, se hizo cargo de la práctica de su padre y comenzó a experimentar con mezclas de alcaloides vegetales como escopolamina, hiosciamina, atropina, aconitina y angelicotoxina, conocidas en ese momento por sus propiedades psicotrópicas. Probó diferentes proporciones de extractos de las plantas originales y las probó en sus gatos. La mayoría de esos experimentos terminaron fatalmente para los animales, lo que lo llevó a ajustar las dosis. Sin inmutarse por el resultado fatal de sus experimentos con animales, involucró a sus parientes cercanos en nuevos ensayos.

Posteriormente, convenció a su esposa y a su propia madre para que probaran sus elixires, petición probablemente aceptada sin protestas en el contexto de la estricta sociedad patriarcal de aquella época. En el caso de su esposa, esto resultó en un coma prolongado del que despertó sólo al día siguiente, pero después permaneció ciega. Se desconocen los efectos en su madre, pero, aparentemente, finalmente logró encontrar una dosis tolerable, pero efectiva. Como resultado, el 13 de octubre de 1804 se realizó con éxito su primera anestesia para un procedimiento quirúrgico. Se trataba de una mastectomía a una mujer de 60 años procedente de una familia con alta incidencia de cáncer de mama. Sus refinadas mezclas de alcaloides, a las que llamó Tsūsensan y Mafutsusan, debían tomarse de dos a cuatro horas antes del inicio de la operación y duraban varias horas, a veces incluso un día entero. Este efecto duradero también abordó parcialmente el problema del dolor postoperatorio inmediato, convirtiéndose así en un tipo de tratamiento muy buscado y único en ese período. En total, tras este exitoso debut, se dice que Hanaoka realizó un total de 153 mastectomías bajo anestesia administrada por vía oral. Lamentablemente, no se sabe nada sobre el resultado de estos logros quirúrgico-anestésicos.

En retrospectiva, se puede observar que, anticipándose a un desarrollo que tuvo lugar en otras partes del mundo un siglo después, Hanaoka Seishū se había establecido como un hábil cirujano y anestesista al mismo tiempo y durante las mismas intervenciones, no muy diferente de la primera generación de anestesistas occidentales. Por supuesto, puede haber debate sobre si una intoxicación administrada por vía oral que conduce a un coma reversible constituye una verdadera anestesia. En este contexto no se habla de controlar la profundidad de la inconsciencia, y los efectos farmacológicos no eran más que la interacción en gran medida impredecible entre la dosis administrada y su absorción, metabolismo y eliminación. La anestesia por inhalación realizada casi medio siglo después en Estados Unidos ofrecía la posibilidad de retirar y exhalar activamente los anestésicos mediante exhalación, proporcionando un cierto grado de control, especialmente con el aparato de Morton. Sin embargo, Hanaoka Seishū, en gran parte desconocido y apenas mencionado en la literatura histórica médica relevante, puede considerarse el verdadero pionero e inventor de la anestesia general.
En su lugar de trabajo en la prefectura de Wakayama, hay un parque y un museo llamado Seishu-no-Sato, que se instaló en su casa y gabinete en honor a Hanaoka. Es bastante remoto, a unos 100 kilómetros al sur de Kioto, y atrae sólo a un número modesto de visitantes interesados en la historia médica. Sin embargo, retrospectivamente, puede que no sea menos importante que el mucho más conocido Ether Dome.

Referencias
Izuo M (2004). “Historia médica: Seishū Hanaoka y su éxito en la cirugía del cáncer de mama bajo anestesia general hace doscientos años”. Cáncer de mama. 11 (4): 319–24. doi:10.1007/BF02968037 
Hyodo M (1992). Doctor S. Hanaoka, el primer éxito del mundo en proporcionar anestesia general”. En Hyodo M, Oyama T, Swerdlow M (eds.). The Pain Clinic IV: actas del cuarto simposio internacional. Utrecht, Países Bajos: VSP. págs. 3–12. ISBN 978-90-6764-147-0 

La opinión del Dr. Adolfo Venturini, Director de la Biblioteca Museo y Biblioteca Histórica de Anestesia “Dr. Alberto González Varela"

Los temas que trata el Prof. Peter Biro ya han sido discutidos en congresos y revistas.
Cuando habla de los tres anestesiólogos de los Estados Unidos, no menciona, inexplicablemente, al médico y cirujano Crawford Williamson Long de Jefferson, de Georgia. En los Estados Unidos, el Día del Médico se festeja recordando una anestesia con éter realizada por Long.
Respecto a la mastectomía, nunca hubo una ficha anestésica o algo parecido con todos los datos: dosis, presión arterial, frecuencia cardíaca, etc. 

Estos temas los he desarrollado en mesas redondas y en la AAARBA durante las clases de Historia a los colegas alumnos del Curso de la Carrera de Médico Especialista.

pict venturini 2

pict venturini 1

Placas proyectas por el Dr. Venturini durante las clases de Historia

Te puede interesar
perros-ninos.jpg

Animales que curan

Lic. María Eugenia Piaggio
Notas 07/05/2024

29 de abril: Día del Animal Los perros, gatos y caballos tienen la capacidad de aliviar la angustia y disminuir la percepción del dolor físico y emocional, así como de fomentar el desarrollo o mantenimiento de las capacidades cognitivas activas.

residentes Peru 4

Congreso de Residentes de Anestesia en Perú

Lic. María Eugenia Piaggio
Notas 08/05/2024

Gracias a la invitación de la Sociedad Peruana de Anestesia, Analgesia y Reanimación, dos residentes de Argentina tuvieron la posibilidad de viajar a Lima para participar del evento.

8

Gestión de casos de dengue en el quirófano

Lic. María Eugenia Piaggio
Notas 06/05/2024

¿Cuáles son las acciones a seguir cuando un paciente con una patología quirúrgica urgente llega a la guardia y está infectado? Los Dres. Tomás Ordun, médico infectólogo y exjefe del Servicio de Medicina Tropical y Medicina del Viajero, y Pablo Saúl, Jefe de Unidad en Terapia Intensiva del Hospital Muñiz, nos comparten recomendaciones basadas en su experiencia.

Foto 3 Congreso 266

Resumen del Congreso Mundial 2024

Lic. María Eugenia Piaggio
Notas 08/05/2024

Con 5044 participantes presenciales de 142 países, el 18.º Congreso Mundial de Anestesiólogos nos recordó la importancia de la colaboración mundial para mejorar la práctica de la anestesiología.

20240605_173041_0000

Opioides

Dra. Verónica Vellaio
Notas 06/05/2024

La anestesiología es una disciplina médica crucial que requiere un manejo preciso y seguro del dolor. En este contexto, el fentanilo, un potente analgésico opioide, desempeña un papel fundamental en la práctica anestésica. El objetivo primordial durante el acto quirúrgico es proveer un estado de anestesia adecuado, donde la analgesia es uno de los pilares del procedimiento anestésico.

Lo más visto
2 (2)

Protagonistas del futuro

Lic. María Eugena Piaggio
Institucional 16/07/2024

El sábado 11 de mayo se llevó a cabo en Cipolletti, sede científica de la Asociación Rionegrina de Anestesia, Analgesia y Reanimación (ARAAR), el primer encuentro regional de residentes y jóvenes anestesiólogos de la Patagonia. Participaron tres anestesiólogos de la AAARBA.

2 (2)

Aventura en altamar

Lic. María Eugenia PIaggio
Notas 16/07/2024

El relato de Juan Manuel Rambla sobre su travesía en velero desde Natal, Brasil, hasta la Isla de Martinica revela sus motivaciones, preparación, desafíos y gratificaciones obtenidas durante los 13 días de navegación.

Selección de noticias destacadas